Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.23 - 20:52:08
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  EXCLUSIVAS 
_____________________________________________________________________________________

Antonio Maceo y Grajales, general de las guerras nuestras

Publicado: 2015.06.14 - 09:06:40   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Dra. Ana Teresa Badía Valdés
  

Antonio Maceo Grajales
Decía el Héroe Nacional José Martí que Antonio Maceo tenía tanta fuerza “en la mente tanta fuerza como en el brazo. (…) Firme es su pensamiento y armonioso, como las líneas de su cráneo. Su palabra es sedosa, como la de la energía constante, y de una elegancia artística que le viene de su esmerado ajuste con la idea cauta y sobria”.

Y más adelante apuntaba Martí: “no deja frase rota, ni usa voz impura, ni vacila cuando lo parece, sino que tantea su tema o su hombre. Ni hincha la palabra nunca, ni la deja de la rienda. Pero se pone un día el sol y amanece el otro, y el primer fulgor da por la ventana que mira al campo de Marte, sobre el guerrero que no durmió en toda la noche buscándole caminos a la Patria. Su columna será él, jamás puñal suyo. Con el pensamiento le servirá más aún que con el valor”.

Antonio nació el 14 de junio de 1845, en Majaguabo, San Luis, Santiago de Cuba, hijo de Marcos Maceo y Mariana Grajales Coello. En sus primeros años vivió en la finca Granada -que después se llamó La Delicia-, en Majaguabo.

Fue en aquel espacio donde aprendió los secretos de la tierra, la esencia de la moral y el manejo de las armas. Muchos de esos secretos se los enseñó su padre Marcos quien falleció en combate con los grados de sargento, el 14 de mayo de 1869, durante el ataque a la guarnición de San Agustín. Cuentan que al morir exclamó: “He cumplido con Mariana”.

Rememoran los historiadores que Antonio se apropió de las primeras letras -únicas posibles para un negro de la época- en clases privadas pagadas por su padre que aunque no era rico, poseía una finca de nueve caballerías. Hacia 1866, en la iglesia parroquial de San Luis, Oriente, contrajo matrimonio con María Magdalena Cabrales y Fernández.

Cuando estalla la guerra de 1868, se alza en armas como soldado junto a sus hermanos José y Justo. Ya el 12 de octubre sostuvo su primer combate en las cercanías del poblado Ti Arriba, contra fuerzas españolas que se dirigían a Bayamo. Luego combatió en El Cristo, El Cobre, Copeyales, Samá, Mayarí y Jiguaní. En 1870 derrota una columna reforzada al mando del coronel español Arsenio Martínez Campos (1).

El doctor Federico Incháustegui, como correo de los capitulados en Las Villas, había enviado una carta al general Maceo -en vísperas de una reunión con el general español Martínez Campos- para pedirle una entrevista para darle a conocer los términos del Pacto del Zanjón (2) y convocarlo a incorporarse a la rendición. El mismo día de la recepción le envió la respuesta siguiente:

13 de marzo de 1878

Dr. Federico Incháustegui

Doctor:

Tengo a la vista su carta de fecha 13 del corriente, y en contesta debo manifestarle que es de todo punto inútil, y aún podría ser peligrosa para usted, la entrevista que solicita.

En el concepto de que fuera para descargar su conciencia, del peso que a estas horas debe abrumarle, la Patria tendrá oportunamente -y acaso en no lejano día- su tribunal donde le será fácil hacerlo.

Si espera ponerme al corriente de la situación de Las Villas, estoy enterado de ella por quien corresponde y tengo abiertas las vías con los patriotas que aún permanecen en sus puestos de honor.

Deseo que esta sirva de contestación a la que me dirige Serafín Sánchez desde Sancti Spíritus.

A.Maceo

Si algún hecho marcó el carácter y la entereza de Antonio fue la Protesta de Baraguá (3). Maceo no podía entender el Pacto del Zanjón, muy doloroso para él. Por eso espeta a Martínez Campos:

-¡Guarde usted ese documento, no queremos saber de él…! El general (Arsenio Martínez Campos) tiró su cigarrillo y plegó su papel guardándole en su levita.

-Es decir, exclamó, ¿que no nos entendemos?

-¡No, dijo Maceo, no nos entendemos!

-Entonces, replicó el General Campos, ¿volverán a romperse las hostilidades.

-¡Volverán a romperse las hostilidades!, acentuó Maceo significativamente.

Esas palabras dejaban claro el espíritu maceísta y la estirpe de un hombre de mulata raza. Antonio nos llega hoy como un pilar esencial de la independencia y la nacionalidad cubana. Como un humilde mulato y campesino que tuvo tanta fuerza en el “brazo como en la mente”.

Notas

1- Arsenio Martínez Campos. Militar de carrera y político español que participó en hechos relevantes como el Pacto del Zanjón y la Protesta de Baraguá. Llegó a ser Capitán General de Cuba, Castilla la Nueva y Cataluña, también se desempeño como Presidente del Senado español.

2- Manuscrito que recoge las bases para poner fin a la Guerra de los Diez Años (1868-1878), suscrito por una parte de los dirigentes políticos y militares cubanos, sin que se garantizara el cumplimiento de ninguno de los dos principales objetivos de la contienda: alcanzar la independencia y eliminar la esclavitud. Por tal razón, constituyó una capitulación. Aceptado por la mayoría de los cubanos en armas, con excepción de unos pocos jefes y oficiales, entre los que sobresalió Antonio Maceo, quien transformó la capitulación del Zanjón en tregua fecunda con su inmortal Protesta de Baraguá.

3- Acompañaban a Maceo en Baraguá jefes y oficiales de la valía de Manuel de Jesús Calvar, Guillermo Moncada, José Maceo, Flor Crombet, Limbano Sánchez, Agustín Cebreco, Pedro Martínez Freire, Arcadio Leyte Vidal, Félix Figueredo y Fernando Figueredo, además de contar con el apo¬yo de las fuerzas del general tunero Vicente García. La entrevista habría de mostrarle al general español que el alcance y arraigo del proyecto emancipador cubano colocaban los acuerdos de paz concertados en Camagüey con el Comité del Centro en Camagüey sobre bases endebles.
 

 
 
|

Otros artículos del autor (a)

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar (X)

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar (IX)

  • Y se venció al fascismo

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar (VIII)

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar (VII)

  •  
    Subir
     
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "Luchar por la paz es el deber más sagrado de todos los seres humanos, cualesquiera que sean sus religiones o país de nacimiento, el color de su piel, su edad adulta o su juventud"  

    Fidel Castro  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Concierto Cuba Cultura Danza EGREM Fidel Castro Homenaje huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.