Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.10.20 - 08:41:58
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  EXCLUSIVAS 
_____________________________________________________________________________________

Inspiraciones que legó Céspedes

Publicado: 2017.10.10 - 14:38:17   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Laura Barrera Jerez
  

Carlos Manuel sintió sus primeras pasiones políticas en España. Era la década del 40 del siglo XIX y mientras estudiaba Derecho en la Universidad Literaria de Cervera, Barcelona, se sumó a las milicias ciudadanas con el grado de capitán.

La juventud cuajaba sus ánimos. Llegó a dominar el francés, el italiano, el portugués, el alemán y el inglés. Sus estudios encauzaron sus incipientes ímpetus y al regresar a la Patria se percató pronto de que Cuba vivía un contexto idóneo para iniciar luchar contra el poder colonial.

A decir del investigador Rafael Acosta de Arriba, “ya no es el mismo joven provinciano que partió a completar sus estudios de Abogado del Reino como se decía entonces. Es un mozalbete que ha sido tocado por el desarrollo de la modernidad, por el debate de las ideas, por el liberalismo que, junto al impetuoso desarrollo capitalista, conduce a la mayor parte de los países visitados por sendas de crecimiento acelerado. Regresa a una colonia con un vetusto sistema de plantaciones y con la esclavitud como mácula moral y evidente freno económico al desarrollo capitalista. El contraste no puede ser más escandaloso”.

Con 49 años y una vasta fortuna como terrateniente decide alzarse en armas. Así comenzaba a nacer la semilla del Padre de la Patria. El primer paso de aquel camino hacia la inmortalidad fue acelerar el levantamiento armado, para evitar la consumación de la orden del Capitán general Francisco Lersundi que pretendía encarcelar a los artífices del movimiento revolucionario en ciernes y liquidar sus intenciones independentistas.

Con el alzamiento en su ingenio Demajagua, el 10 de Octubre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes comenzaba una década de guerra nacional-liberadora, democrática y antiesclavista que brindaba trinchera a cada cubano, al margen de su color de piel y su posición social. “Cuba necesita de todos sus hijos para conquistar la independencia!”, dijo con la certeza de los hombres que saben ser fieles al futuro. El año 1868 reclamaba sacrificios, pero el porvenir necesitaba inspiración.
 

No es un sueño, es verdad: grito de guerra
Lanza el cubano pueblo, enfurecido;
El pueblo que tres siglos ha sufrido
Cuanto de negro la opresión encierra.
Del ancho Cauto a la Escambraica sierra,
Ruge el cañón, y al bélico estampido,
El bárbaro opresor, estremecido,
Gime, solloza, y tímido se aterra.
De su fuerza y heroica valentía
Tumbas los campos son, y su grandeza
Degrada y mancha horrible cobardía.
Gracias a Dios que ¡al fin con entereza
Rompe Cuba el dogal que la oprimía
Y altiva y libre yergue su cabeza!

Por aquel entonces, el autor de estos versos tenía apenas 15 años de edad. Era José Martí en letras, pero pronto convertiría en espada la hazaña del precursor porque “es preciso haberse echado alguna vez un pueblo a los hombros, para saber cuál fue la fortaleza del que, sin más armas que un bastón de carey con puño de oro, decidió, cara a cara de una nación implacable, quitarle para la libertad su posesión más infeliz, como quien quita a una tigre su último cachorro".

Como diría Fernando Martínez Heredia, “los iniciadores destruyen imposibles; los revolucionarios aprenden a domarlos y a trabajar con ellos. Los mambises que sostuvieron la pelea en más de media Cuba durante diez años tuvieron que volverse superiores a ellos mismos, no solo a sus circunstancias”. Así nació la Patria en el ingenio bayamés y así comenzó la Revolución Cubana.

Quizás por eso los últimos días de Carlos Manuel de Céspedes Loynaz del Castillo fueron en compañía del pueblo agradecido que lo sabía grande y lo cuidaba como un símbolo histórico, aún antes de su muerte física.

El propio Céspedes describe el cariño de sus vecinos en San Lorenzo, donde estuvo su última morada, lejos del amor de Ana y de la ternura de sus gemelos Gloria Dolores y Carlos Manuel. Ya la semilla del Padre de la Patria era fruto glorioso. Lo sería siempre.

Al llegar el 27 de febrero de 1874 y tras un sueño premonitorio, Céspedes decidió vestir sus mejores galas, así quedó plasmado en su diario. Su muerte dejaba no menos que aquello descrito magistralmente por José Lezama Lima: el abono fértil para una nación que había de nacer.

 
 
|

Otros artículos del autor (a)

  • Remedios para las leyendas

  • El símbolo Manneken Pis: niños desenfadados

  • Mari-Lope, la certeza del amor divino

  • La Gruta del Palacio y la leyenda sepultada

  • El Santo Sepulcro, vestigio de amor

  •  
    Subir
     
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "Un pueblo que entra en revolución no sale de ella hasta que no se extingue o la corona"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.