Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.20 - 14:37:35
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  LEYENDAS  
_____________________________________________________________________________________

El caballero andante que se convirtió en una leyenda habanera

Publicado: 2016.07.06 - 10:25:50   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Ruth Soto Falcón
  

El caballero andante que se convirtió en una leyenda habaneraDe París el nombre tomó, aunque en España nació un melenudo hombre que hasta La Habana llegó. De ella se convirtió en un símbolo perpetuo que a fuerza de corazón de los cubanos ganó el respeto.

Muchos habaneros vieron deambular a este mítico personaje por las calles de Infanta y San Lázaro, 23 y 12, la Iglesia de Paula, el Paseo del Prado, la Avenida del Puerto, o el Parque Central.

Unas veces decía que era un gladiador, otras un corsario o un rey, incluso hasta un emperador. Siempre presumiendo de su gran respeto por la gente, a quien gustaba abordar para regalarles una flor, alguna de sus cucharitas de postre o estampitas de santos. Dicen que detenía el paso de los transeúntes para recitar sus hermosos poemas y contar una de sus andanzas quijotescas.

Conocido por todos los cubanos como el Caballero de París, este singular personaje jamás ofendió ni agredió a nadie y mucho menos pidió limosnas, porque su nobleza de espíritu se lo permitió.

Por muchos años se ganó el sustento fabricando pequeñas artesanías que luego vendía y a veces regalaba. A los lapicitos que entrelazaba con bellos hilos de colores siempre les estampaba alguna que otra frase o palabra para luego obsequiarla.

Resaltó por muchas cosas, pero sobre todo por su hidalguez: era amable, locuaz y muy culto. Contaba con inigualable precisión las fechas de eventos ocurridos en épocas pasadas y hablaba de la nobleza como si alguna vez hubiera formado parte de ella. Incluso decía también que en una oportunidad compartió con su Santidad el Papa.

Realmente era un verdadero caballero como los de las historias de caballería. Llevaba una vistosa capa, ropas oscuras, un acento extranjero al hablar y un porte inusual, aunque algo desaliñado. Los que le conocieron aun lo recuerdan siempre con un manojo de libros y papeles de periódicos entre las manos, como si nunca quisiese desprenderse de la cultura que por años adquirió.

El caballero andante que se convirtió en una leyenda habaneraJosé María Lledín era su verdadero nombre. Nació en Fonsagrada, provincia de Lugo, en Galicia, España. Tuvo once hermanos, pero él fue el único que aprendió a leer y a escribir. Entonces dedicó muchísimas horas a completar su educción. Dicen que no pudo concluir sus estudios de Bachillerato, pero siempre prefirió la lectura y la buena música.

Lledín tuvo que viajar hacia La Habana en busca de fortuna y estando aun en su sano juicio trabajó en hoteles tan famosos como el Telégrafo, el Sevilla y el Manhattan.

Muchas historias se tejen alrededor de la causa de su locura, aunque casi todos los relatos coinciden que el Caballero de Paris perdió el juicio luego de sufrir una injusta prisión en el Castillo del Príncipe en La Habana por un delito que nunca cometió. Cuando salió del encierro dejó de ser José María Lledín y se convirtió en el popular personaje habanero que cambiaba de personalidad.

Casi hasta sus 90 años se le vio por las calles hasta que fue necesario internarlo en el Hospital Psiquiátrico de Mazorra, en las afueras de La Habana para tratar de mejorar su delicado estado mental, diagnosticado como una parafrenia, delirio imaginativo con confabulaciones y un deterioro no significativo de la personalidad.

El último acompañante de sus días fue el psiquiatra Luis Calzadilla Fierro a quien llamó su fiel mosquetero. En 1985, el caballero andante de las calles habaneras se despidió de este mundo, pero según se cree antes de partir recobró algo de lucidez.

Cuenta su doctor que, aquel día de su muerte, Lledín inició un curioso diálogo como si quisiera despedirse de él para siempre:

-Lo encuentro tranquilo, sereno, como alguien que al fin ha logrado la
paz consigo mismo. Buenas tardes, Caballero.

- Buenas tardes, Calzadilla. Te esperaba y por favor no me llames más
Caballero -contesta al saludo, en voz muy baja, casi inaudible (...).

El caballero andante que se convirtió en una leyenda habanera- ¿Por qué no quiere que le llame Caballero? -preguntó curioso.

- Ya no soy el Caballero de París. Estos no son tiempos de aristócratas
ni de caballeros andantes.

- ¿Ya yo no soy tampoco, su fiel mosquetero? -preguntó.

- No, Calzadilla, desde hace años sólo eres mi fiel psiquiatra."

Estas y otras confesiones fueron registradas por Calzadilla en su libro Yo soy el caballero de París y en cuya dedicatoria se puede leer: "A la memoria del loco más cuerdo que haya conocido jamás (...) de su psiquiatra y fiel
mosquetero."

Por estas y por muchas razones, los cubanos que desandan por las calles de La Habana Vieja siempre lo inmortalizan en una de sus fotografías. Su estatua de bronce, fruto del talento de José Villa Soberón, nos lo revela a las afueras del Convento de San Francisco de Asís, del Centro Histórico, como si todavía estuviera caminando por allí a la espera de un saludo cordial.

 

 
 
   
|

Otros artículos del autor

  • La leyenda del caracol más lindo de Cuba

  • Vilma Espín, líder indiscutible de Cuba

  • Monumento al Cimarrón, homenaje a la rebeldía

  • Che y Maceo: Algo más que una coincidencia en el tiempo

  • La Leyenda de amor que encierra el volcán Cotopaxi

  •  
    Subir
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "La noción del bien flota sobre todo, y no naufraga jamás"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.