Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.20 - 14:37:35
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  LEYENDAS  
_____________________________________________________________________________________

Mari-Lope, la certeza del amor divino

Publicado: 2017.09.19 - 15:53:00   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Laura Barrera Jerez
  

En la época de la conquista europea a nuestro país, eran frecuentes los amoríos entre los españoles y las aborígenes de la Isla. Así sucedió con un ibérico de apellido Lope que hacia 1572 se estableció por la zona que hoy ocupa la provincia de Cienfuegos. Allí encontró su amor en una nativa y de tal pasión nació una bella niña nombrada Mari-Lope.

Según reseña Adrián del Valle, en su libro "Tradiciones y leyendas de Cienfuegos" (1919), era una tierna y hermosa mestiza de español e india, que heredó del padre las facciones caucásicas y de la madre el tinto dorado de la piel, la negrura del pelo y de los ojos, la mirada ingenua y el natural sencillo. “Era de genio vivo y alegre, hacendosa, enamorada de las flores y apasionada al canto. Con el mismo cariño con que cultivaba sus silvestres flores, cuidaba de las palomas y pájaros con mimo domesticados. Nadie cantaba con más unción, los areitos religiosos, ni con más ardor los cantos guerreros, ni con más dulzura las historias amorosas de siboneyes y piratas. A todos sonreía con ingenua pureza, a ninguno despreciaba por baja que fuera su condición, pero a nadie mostraba predilección especial, como no fuera a los que le dieron el ser”.

Mari-Lope no quería pertenecer a ningún hombre. Había profesado durante toda su vida un amor sincero por lo divino, quería entregarse en cuerpo y alma al Dios en el que creía. Con la educación piadosa de su padre se forjó en la joven un carácter tierno y a la vez férreo: ella defendía sus principios a pesar de todas las propuestas románticas que le hicieron los más bellos y fuertes siboneyes.

Según cuenta la leyenda, la tranquilidad en la vida de la doncella duró hasta que entró a la bahía de Jagua la nave filibustera que capitaneaba Jean el Temerario. Este pirata tenía fama de sus instintos desagradables y violentos. Su rostro desfigurado y la cicatriz en su mejilla izquierda no dejaban duda de su arrogancia y maldad.

Pronto Jean se apasionó por Mari-Lope y quiso poseerla. Varias veces le ofreció su amor, sus riquezas y su vida libre en el mar. Pero la doncella no cedía en su empeño de entregarse a sus divinidades y fue así como tuvo fuerzas para rechazar aquellas propuestas una y otra vez. No obstante, el experimentado pirata, protagonista de batallas más crueles y sangrientas, veía a Mari- Lope como un tesoro que tarde o temprano conquistaría. Él no tenía dudas.

En uno de esos días soleados se encontraron en la playa y otra vez Jean hizo el intento. Ella volvió a rechazarlo. Fue entonces que el filibustero perdió la paciencia y se abalanzó sobre la bella dama. Ella logró librarse de sus brazos rudos y salió corriendo. No obstante, los hombres que trabajaban para Jean la persiguieron y la retuvieron. Cuando Jean logró tenerla en sus brazos otra vez, entre ambos resurgió de la tierra un tunal espinoso. El pirata asustado sacó su arma y disparó. Una de las balas hirió en la frente a Mari-Lope que cayó al suelo, en el mismo instante que una paloma blanca desprendió su vuelo hasta las nubes, como si fuera su espíritu alejándose de tanta crueldad. Los hombres quedaron anonadados con un fuerte rayo de luz y al despertar, vieron el cuerpo de Jean ardiendo junto al tunal.

Según cuenta el propio Adrián del Valle, en aquel lugar surgió una rústica cruz, hecha de añoso tronco de cují, y como formando la peana de la cruz, aparecen hermosas flores color de azufre. “La fantasía popular, siempre poética y creadora, representa a Mari vistiendo larga túnica amarilla, con una tosca cruz de madera al pecho, y tocada de largo y flotante cendal, coronada de flores de cují, llevando en la mano una cesta llena de las flores que llevan su nombre: Mari-Lope”.
 

 
 
   
|

Otros artículos del autor

  • La Gruta del Palacio y la leyenda sepultada

  • El Santo Sepulcro, vestigio de amor

  • Cuando amanece el curso 2017-2018 en Cuba

  • ¿Cómo se convierte un cimarrón en güije?

  • Leyendas desde las profundidades del lago Titicaca

  •  
    Subir
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "La noción del bien flota sobre todo, y no naufraga jamás"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.