Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.20 - 14:37:35
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  LEYENDAS  
_____________________________________________________________________________________

Sissi de Baviera, una emperatriz muy liberal

Publicado: 2016.02.25 - 18:08:43   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Ruth Soto Falcón
  

Sissi de Baviera, una emperatriz muy liberal  La figura de Elizabeth, emperatriz de Austria y reina de Hungría, ha sido llevada una y otra vez a la literatura y al cine. Y es que el carácter de esta mujer fue defendido por muchos y condenado por otros. Sissi, como la llamaban, nunca fue devota a mantener protocolos; siempre prefirió ser independiente, ajena a las normas sociales y los estrictos convencionalismos de la corte. Dicen que paseaba sola por la calle, comía sin guantes, bebía cerveza en lugar de vino y le gustaba cazar zorros. Su incomparable temperamento daría mucho de qué hablar en la vieja Europa.

Sin embargo, dos cosas obsesionaron profundamente a Sissi: La belleza física y el amor. Nunca sobrepasó los 50 kilos y su cabello llegaba al suelo, algo incómodo para sus asistentes que tardaban casi tres horas para peinarla. Su cintura de 50 cm asombraba porque siempre se mantuvo así, incluso luego de sus cuatro embarazos. Además, llevaba un régimen de ejercicios muy fuerte y practicaba gimnasia y equitación varias horas al día. Incluso, se inventaba dietas a falta de un especialista en nutrición, por eso hay quienes piensan que ella fue víctima de lo que hoy conocemos como Anorexia.

Pero su aferrado carácter liberal la condujo también a sufrir muchas tribulaciones en el amor. Al emperador Francisco José lo conoció en Salzburgo. A él lo habían prometido a la princesa Helena de Baviera, hermana de Elizabeth. Aun así el joven emperador de 23 años, oponiéndose a su madre, se encandiló con la joven Sissi de 15 años. Francisco José se enamoró de aquella muchachita de vestir modesto y larga trenzas. Sabía que ella, aunque sencilla, era poseedora de una inusual belleza.

La madre del emperador nunca aceptó que Sissi se convirtiera en dueña del Palacio Imperial de Hofburg. Por eso se empeñó en hacerle la vida imposible, para intentar cambiar el carácter hiperactivo de la joven; algo que nunca consiguió porque ambas eran dos locomotoras que no podían chocar.

Pronto la pareja tuvo retoños. Primero les nació la archiduquesa Sophie que murió a los 2 años de edad. Luego vinieron Gisela y Rodolfo, el prí¬ncipe heredero y el hijo de su adoración; finalmente llegó la archiduquesa Marie Valerie. Pero la suegra le arrebató a sus hijos, porque consideraba que ella sabría educarlos mejor que Sissi.

A pesar de haber sido la madre de los herederos del trono, los austriacos la condenaron eternamente por su arrojo desmedido. En la corte corrían los rumores de que ella no hacía caso al protocolo, que se burlaba de los aristócratas y que era una mala influencia.

Hastiada de todo y de todos, Elizabeth se volvió más rebelde aún. Para escapar de Viena se inventaba viajes con la excusa de alguna enfermedad. Mandó a construir un castillo cerca de Budapest donde pasaba largas temporadas. A partir de entonces, comenzaron a llamarla la emperatriz viajera.

Al verse completamente solo, Francisco José comenzó a engañarla con artistas y aristócratas, como la condesa Potocka, Anna Nahowski y la actriz Katharina Schratt y hasta se decí¬a que tenía varios hijos ilegítimos. Elizabeth se percató de ello, pero dejó que su marido tuviera amantes para disponer de más tiempo para ella.

Sissi siguió viviendo tormentosos episodios pues le tocó ver a su único hijo varón morir en una tragedia de amores. Esto la marcó profundamente, tanto que desde entonces vistió de negro hasta sus últimos días.

La emperatriz de Austria murió a los 61 años de la manera más absurda. Un anarquista atravesó su corazón con un puñal, mientras se disponía a abordar con su dama de honor uno de los ferries del lago Ginebra. El asesino debía terminar con la vida del príncipe de Orleans, pero como este se había marchado de la zona, eligió arbitrariamente a Sissi solo por el hecho de matar a algún aristócrata.

El emperador mandó a construir una iglesia donde las monjas todavía rezan por el descanso eterno de Rodolfo y hay quienes afirman que en el momento de su muerte sentenció: “Nadie sabrá jamás cuanto la amé”.

 
 
   
|

Otros artículos del autor

  • ¿De dónde proviene la fuerza de Sansón?

  • Lady Di, protagonista de una trágica historia de amor

  • El triste final de los amantes de Teruel

  • La leyenda del pozo del amor

  • Celia Sánchez Manduley, una mujer de infinitas virtudes

  •  
    Subir
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "La noción del bien flota sobre todo, y no naufraga jamás"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.