CMBQ Radio Enciclopedia

CMBQ

   

Radio Enciclopedia

Una emisora para todos los momentos de la vida

English     Français
CMBQ Radio Enciclopedia
English  English  
  Français  Français
Síguenos CMBQ Radio Enciclopedia en Facebook CMBQ Radio Enciclopedia en iVoox CMBQ Radio Enciclopedia en Twitter CMBQ Radio Enciclopedia en Instagram

De Canimao a Guacumao: la herencia del amor

Publicado: 2017.07.24 - 17:31:54  /  web@renciclopedia.icrt.cu  /  Laura Barrera Jerez

De Canimao a Guacumao: la herencia del amorLas historias de muchos aborígenes sedimentaron la pasión que caracteriza a los cubanos hasta nuestros días. Antes y después del siglo XV, el archipiélago contó con protagonistas románticos que, a pesar de la vida incipiente y rústica, asumían con compromiso inigualable los designios del alma y los mandamientos de sus dioses.

Así sucedió en el asentamiento de Yucayo, territorio posteriormente ocupado por la ciudad de Matanzas. Allí vivía Cibayara, hija del cacique Baguanao. La joven estaba enamorada del guerrero Canimao, quien fue su feliz pareja hasta que ella enfermó gravemente.

Nadie había descifrado cómo curarla, solo el behíque Macaorí adivinó la solución para su tristeza. Ante él se presentó el apasionado Canimao quien recibió la noticia de que su amada sanaría y tendría tiempo de convertirse en su esposa. Sin embargo, él debía pagar un precio muy alto por aquel favor divino: Canimao, en medio de su desesperación, prometió su vida a cambio.

Según cuenta otra de las versiones de la leyenda, Cibayara se recuperó porque en su destino estaba escrito que sería madre y su vientre se preparaba para tal empeño. No obstante, su amado guerrero siguió creyendo que debía consumar el sacrificio prometido y después celebrar la ceremonia de unión formal, se fue hasta el río Jibacabuya (hoy conocido como Canímar), abrió su pecho con un puñal y se lanzó a las profundidades.

Dicen que, como tradición inviolable, Cibayara y su pequeño Guacumao iban cada atardecer a lanzar flores a la corriente de agua que un día arrastró el cuerpo del guerrero, en honor a la felicidad de la familia.

Pero nunca imaginó el sacrificado padre, que su hijo viviría una historia de desdicha similar: Guacumao también se enamoró de la mujer incorrecta y selló con muerte su destino.

El joven se deslumbró con Aibamaya, una bella aborigen que muchos habían intentado conquistar por su belleza deslumbrante. Guacumao estaba muy apasionado y no le dio importancia a lo que decía su madre Cibayara: una profesía del behíque Macaorí había augurado que de ella nacería un hombre que convertiría en piedra a una mujer que mataba por amor.

Pero Guacumao, cual hijo de su padre, no le temía a la muerte, y al parecer, Aibamaya no creyó que corría el peligro de convertirse en roca. A expensas de tal profecía, se fueron juntos a vivir su amor.

Desaparecieron rumbo a uno de los extremos de la bahía de Matanzas, hoy conocido como Punta Maya. Allí consumaron sus deseos y tuvieron la certeza de que se cumplirían los designios divinos.

Jamás se supo de ellos. Según cuenta la leyenda, en las noches los pescadores han visto dos rocas blancas en las profundidades del mar, porque al parecer, Guacumao murió y Aibamaya se convirtió en piedra, pero al menos tuvieron la suerte de permanecer juntos hasta la eternidad.
 



  Envíenos su comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios *

Normas Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios. No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas. Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

CMBQ Radio Enciclopedia

CMBQ Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio ENE, Calle N, No. 266, 7mo. Piso, entre 21 y 23, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
Copyright Radio Enciclopedia

Directora General: Ing. Luisa María Márquez Echevarría
Teléfonos: (+53) 78384587 - 78361882 - 78361883

Síguenos CMBQ Radio Enciclopedia en Facebook CMBQ Radio Enciclopedia en iVoox CMBQ Radio Enciclopedia en Twitter CMBQ Radio Enciclopedia en Instagram