Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.24 - 17:54:16
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  NOTICIAS 
_____________________________________________________________________________________

El Himno Nacional de Cuba, obra músico-literaria de extraordinaria belleza artística

Publicado: 2016.10.20 - 07:37:58   /  noracal@enet.cu  /  MSc. Nora Rodríguez Calzadilla
  

El Himno Nacional de Cuba, obra músico-literaria de extraordinaria belleza artísticaEs la fiesta de la cultura cubana. Muchas razones se entrelazan entre el homenaje y la memoria, digna de encomios porque descuellan en la resonancia popular y en la evocación con larga data.

El musicólogo Jesús Gómez Cairo, director del Museo Nacional de la Música, nos acercó a la génesis y significado de nuestro Himno en sus palabras de presentación de la muestra La Bayamesa, Himno de Bayamo, Himno Nacional, con sede en la de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, a propósito de este 20 de octubre.

Minutos antes, el Coro Nacional Infantil creado por la Maestra Digna Guerra, entonó las notas de nuestro Himno y todos los presentes, de pie, unimos las voces en tan solemne celebración.

La Bayamesa, Himno de Bayamo, Himno Nacional

La muestra inaugurada de conjunto por la BNCJM y el Museo Nacional de la Música, destaca como eje temático central la exhibición de la partitura de La Bayamesa, himno patriótico cubano, melodía y letra, conformada por seis estrofas o cuartetas de veinticuatro versos, manuscritas y autografiadas por su autor Pedro Perucho Figueredo con fecha del 10 de noviembre de 1869.

El Himno Nacional de Cuba, obra músico-literaria de extraordinaria belleza artísticaComo se conoce, la partitura y letra originales, donadas al Museo Nacional de la Música; es, junto a la Bandera y el Escudo, un símbolo nacional de la República de Cuba.

En los apuntes históricos sobre la génesis se registra que el Himno nace en medio del fragor libertario y del combate frente al poder de la metrópoli española. Su esencia llama a defender a la Patria y ofrendar la vida si fuera necesario, en aras de la anhelada libertad.

En la casa del abogado Pedro Figueredo se reúne el 13 de agosto de 1867 el Comité Revolucionario de Bayamo. Era preciso proyectar las estrategias que darían luz al movimiento independentista cubano.

Allí nació la misión a Figueredo de componer nuestra Marsellesa, y a pocas horas el revolucionario bayamés escribió la melodía del que llegaría a ser nuestro Himno Nacional. Primero se llamó La Bayamesa, por el sitio donde emergía la rebeldía nacional y por su carácter revolucionario.

Al siguiente año, el ocho de mayo, Perucho Figueredo solicita al músico Manuel Muñoz Cedeño la orquestación de marcha, canto épico, de combate y de victoria, con exaltación al sentimiento patrio y muy lejos de parecerse a los himnos con perfiles sacros.

El 20 de octubre de 1868

La historia es mucho más profunda y rica; pero en apretada síntesis volvemos a aquel 10 de octubre de 1868, momento que marca el inicio de la Revolución independentista.

Pasados diez días, el 20 de octubre, es tomada la ciudad de Bayamo por las fuerzas insurrectas mambisas al mando del abogado, Carlos Manuel de Céspedes. La capitulación se firmó a las once de la noche del 20 de octubre de 1868 data histórica cubana de la primera victoria del ejército mambí.

Había razones para la euforia. Era evidente la alegría de las tropas rebeldes; junto a Carlos Manuel de Céspedes y es en medio de esa multitud enardecida, cuando Figueredo escucha su marcha y cómo el pueblo la secundaba.

Cuentan que tomó una hoja de su cartera, cruzó una pierna sobre la montura del caballo y escribió la letra de la marcha.

“La hoja escrita pasó de mano en mano y el canto se multiplicó. Así, el 20 de octubre de 1868, en la primera ciudad libre de Cuba, se completó el nacimiento del Himno Nacional. A partir de entonces sus notas presidieron todos los actos del movimiento independentista (…).” (1) Es por eso que nuestro Estado Socialista decretó el 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana.

El Himno Nacional de Cuba, obra músico-literaria de extraordinaria belleza artísticaEl musicólogo Jesús Gómez Cairo, director del Museo Nacional de la Música, en sus palabras de presentación de la exposición en la BNCJM, devenida conferencia magistral, explicó que la partitura que hoy se exhibe en la muestra consagrada a esta efemérides es la segunda, que de su puño y letra dejó plasmada Perucho Figueredo.

Recordemos que la primera ardió en fuego y se extinguió en las cenizas, junto a toda la papelería, durante el incendio a Bayamo; pero la posterior a la inicial, había quedado a buen resguardo -en secreto- en manos de una joven integrante de la familia, en la finca Santa María de Camagüey, hasta el año 1912, cuando ella reveló su existencia.

“La autenticidad innegable del documento -afirma el experto- hizo que se le considere definitivamente como partitura original, melodía y letra de La Bayamesa, Himno Patriótico Cubano, nombre completo, que es el verdadero nombre que su autor le adjudicó.

“(…) Es José Martí, organizador y guía de la llamada Guerra del 95, o Guerra Necesaria, como él la nombró, quien decidió rescatarla y darla a conocer para lo que encargó al músico cubano y patriota camagüeyano, Emilio Agramonte, su transcripción al pentagrama a partir de los recuerdos de los emigrados revolucionarios que aún lo cantaban en tierras norteamericanas, donde también se hallaba el músico”.

La partitura de Agramonte, en melodía y letra, incluía además una armonización para piano de su autoría. Esa transcripción al pentagrama fue publicada por José Martí en Nueva York, en el número 16 del periódico Patria, con fecha de 25 de agosto de 1892, bajo el título “La Bayamesa, Himno Revolucionario Cubano” de Pedro Figueredo.

Precisa Gómez Cairo que “(…) en esta primera publicación por Martí de La Bayamesa se omitieron de la letra, las cuatro últimas de las seis estrofas que después aparecieron en la partitura original de Perucho, quedando intactas las dos primeras, por las que se le cantó desde entonces y definitivamente desde su consagración como Himno Nacional”.

En las postrimerías de 1898, el maestro, músico y director de banda, Antonio Rodríguez Ferrer, fue seleccionado para armonizar, orquestar e interpretar, el ya también llamado Himno de Bayamo. Los testimonios que se conservan al respecto coinciden en afirmar que la versión de Rodríguez Ferrer, tuvo fuerte impacto emotivo entre los guerreros patriotas y el pueblo cubano.
Rodríguez Ferrer tomó como base la línea melódica plasmada en la transcripción de Agramonte, no así su acompañamiento de piano, y según las investigaciones de Gómez Cairo se comprobó que “existían también otras versiones de la melodía, que Rodríguez Ferrer desechó” atendiendo a que debía armonizar la partitura para la banda, el medio orquestal que utilizaba.

Obra músico-literaria de extraordinaria belleza artística

Antes de descorrer las cortinas de la muestra en la BNCJM, el director del Museo Nacional de la Música, Jesús Gómez Cairo, compartió con nosotros las conclusiones de sus investigaciones y me permito citarlas textualmente al cierre para nutrirme de su savia y vigor y respetar, al mismo tiempo, la integridad en certeza de sus palabras.

-El descubrimiento en 1912 de la melodía y letra fechada el 10 de noviembre de 1869, un año y tres meses después de su creación, que hoy podemos considerar original manuscrito de su autor Pedro Perucho Figueredo Cisneros, es posterior a los procesos musicales por los que transcurrió la música del Himno de Bayamo, Himno Nacional hasta su oficialización como tal.

-Por presentar solamente la melodía y letra de La Bayamesa, sin armonización y orquestación, es esta partitura incompleta. De modo que técnicamente en el plano musical, se le debe considerar, un guion músico-literal, y no una partitura acabada, en el sentido estético del término.

-La comparación cuidadosa entre este guion y la partitura transcripta de la transcripción por Emilio Agramonte en 1882, en lo que a melodía y letra respecta, muestra que ésta última conserva rasgos esenciales, determinantes, de los caracteres de La Bayamesa, pero también diferencias notables (…) El Himno Nacional, una vez designado como tal, requería artística y funcionalmente de una elaboración y desarrollo musical superior a la transcripción que Agramonte hizo de La Bayamesa, e incluso a la que después fue descubierta como partitura original.

-Las elaboraciones artísticas de La Bayamesa, realizada por Emilio Agramonte, Antonio Rodríguez Ferrer, y posiblemente, en menor medida, por otros músicos, que llevaron la idea original de La Bayamesa a la forma que hoy conocemos como Himno Nacional, no adultera en su esencia la creación primera, aunque incompleta, debida a Perucho Figueredo.

-El Himno Nacional no es por tanto, resultado absoluto de un acto creador particular, sino más bien de un proceso creativo que tuvo como elemento, o factor generador, diríamos genésico y fundamental a la pieza músico-literaria, obra de Perucho Figueredo, conocida por los nombres de La Bayamesa, El Himno de Bayamo y los contenidos musicales esenciales de ésta se plasman y evidencian en el Himno Nacional, tal cual hoy se conoce e interpreta.

“Nuestro Himno Nacional, La Bayamesa o Himno de Bayamo, pondera al cierre el notable investigador, es una obra músico literaria de extraordinaria belleza artística, conmovedora de profundos sentimientos patrióticos. Es un llamado eterno a los cubanos de todos los tiempos para que sigamos siendo como aquellos heroicos bayameses, que lucharon y murieron por liberar a Cuba, y redimir, alcanzando así las glorias de haber sido ellos los fundadores de nuestra nacionalidad”.

Notas:

(1) Texto tomado de la Enciclopedia cubana en la Internet, EcuRed.

 
 
|

Otros artículos del autor (a)

  • Réquiem por María Elisa Rodríguez del Rey Bocalandro, víctima del terrorismo

  • La Biblioteca Nacional de Cuba José Martí cumple 115 años de fructífera existencia

  • Septiembre en la cultura e inspiración musical

  • Bernardo Lichilín en concierto: amor y paz en virtuosismo vocal

  • Este fin de semana en el Teatro Nacional, el ballet folklórico Orisha-Oko

  •  
    Subir
     
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "Luchar por la paz es el deber más sagrado de todos los seres humanos, cualesquiera que sean sus religiones o país de nacimiento, el color de su piel, su edad adulta o su juventud"  

    Fidel Castro  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Concierto Cuba Cultura Danza EGREM Fidel Castro Homenaje huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.