CMBQ Radio Enciclopedia

CMBQ

   

Radio Enciclopedia

Una emisora para todos los momentos de la vida

English     Français

Gala: la musa provocadora de Dalí

Publicado: 2015.09.15 - 14:56:15  /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Ruth Soto Falcón


Gala: la musa provocadora de DalíSalvador Dalí sintió siempre un desmesurado amor por su esposa Gala. Aquel romance fue más allá de todos los límites posibles en los que se pueda amar y venerar a una persona. Sin ella, la producción del gran pintor español hubiera sido exitosa, pero quizás no tan pasional como la conocemos hoy.

Los cuadros del gran pintor, firmados como Gala-Dalí, dan testimonio de ello pues la sensual mujer se convirtió en la musa de sus sueños, pero también en una parte necesaria de su obra, en la que ella se nos revela como la modelo perfecta de sus retratos. Gala-diría el artista- fue su alma gemela, a través de la cual podemos entender un poco mejor la personalidad de este afamado pintor surrealista.

Cuentan que desde muy niño Dalí idealizó a su futura amada. Fue en las representaciones de un pequeño teatro mecánico en la casa de su profesor, donde se grabó simbólicamente la imagen de una niña en un paisaje ruso. A partir de ese momento aquella idea se transformó en su concepción más perfecta del amor. Tanto se obsesionó con su fantasía que cuando iniciaba una relación era porque la joven tenía cierto parecido con la chica de ensueño.

Sin embargo, cuando Dalí conoció a Gala al instante supo que aquel idilio tenía su paralelo en la realidad, porque era esa la inconfundible silueta que tanto idolatró y de ella dijo: "Su cuerpo tenía una complexión infantil, sus omóplatos y sus músculos lumbares la tensión de los adolescentes. La curva de la espalda, por el contrario, era extremadamente femenina y unía con gracia el torso enérgico y altivo a las finas nalgas que su talle de avispa hacía todavía más deseable".

La joven rusa cuyo verdadero nombre fue Helena Diakonova era en ese entonces la esposa de Paul Eluard, uno de los más reconocidos poetas de la época. El idílico encuentro sucedió en una tarde mientras Eluard y su esposa visitaron a Dalí. El pintor tenía la rara costumbre de reír incontroladamente y en los momentos menos oportunos. Gala al conocerlo quedó cautiva no solo de su figura varonil y su inteligencia seductora, sino igualmente del misticismo que brotaba de él y de su excéntrica risa. Fue un encuentro magnético que selló una atracción muy poderosa. Entonces los amantes comenzaron un inseparable romance hasta que Paul Eluard percatado del engaño la abandona y se marcha a París.

Dalí era un hombre extremadamente tímido, al punto de no tener el valor de lisonjear a una mujer hasta que conoció a su musa. Según cuenta él mismo: “Antes de Gala, no había logrado encontrar una mujer elegante que mostrase interés en mis fantasías eróticas, ninguna clase de mujer ¡fuese o no elegante! Había recorrido las calles como un perro, muerto de deseo; pero nunca había podido hallar nada y, si por un segundo ocurría el milagro, mi timidez me impedía abordar a la mujer que me habría gustado conocer.”

La pareja oficializó su amor en 1959, una vez que Éluard falleció. Desde ese momento la musa se dedicó por entero a su Dalí, y según se cuenta, ella era la única persona que podía adivinar los pensamientos de su amado.

En sus comienzos el mundo se volvió contra los amantes que no encontraban apoyo ni siquiera en la familia del pintor. El padre de Dalí rechazó severamente a Gala porque decía que su hijo no podía enamorarse de una mujer drogadicta y casada. Incluso, lejos de reconocer el valor de sus obras, llegó a afirmar que su fortuna se debía a la venta drogas. Por ello, le cierra definitivamente las puertas de su casa a Gala.

Más de 52 años duró esta intensa relación que no cedió espacio ni siquiera para los hijos, porque ambos creían que su amor era único y como tal debía compartirse exclusivamente entre ellos, sin lugar para nadie más.

El implacable tiempo caló hondo en la salud de Dalí, quien comenzó a sentir las secuelas del mal de Parkinson. Mientras, la belleza de Gala llegaba a su fin sobre todo por las sucesivas cirugías plásticas en su rostro que se tradujeron en dolorosas erupciones.

Cuando el corazón de Gala dejó de latir, Dalí se sumergió en una depresión tan profunda que lo llevó al encierro en su casa para no cruzarse con nadie. Había muerto su musa eterna, su razón de ser, tan imprescindible para él y para su obra. Por ello, tras la muerte de su amada, Dalí mandó a diseñar un bello holograma de una pintura tridimensional para perpetuar a través del arte el amor que ambos se profesaron siempre.



  Envíenos su comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios *

Normas • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios. • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas. • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

CMBQ Radio Enciclopedia

CMBQ Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio ENE, Calle N, No. 266, 7mo. Piso, entre 21 y 23, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400. © Copyright Radio Enciclopedia

Directora General: Ing. Luisa María Márquez Echevarría
Teléfonos: (+53) 78384587 - 78361882 - 78361883

Síguenos CMBQ Radio Enciclopedia en Facebook CMBQ Radio Enciclopedia en iVoox CMBQ Radio Enciclopedia en Twitter CMBQ Radio Enciclopedia en Instagram