Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.21 - 18:14:42
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  NOTICIAS 
_____________________________________________________________________________________

La mañana de la Santa Ana

Publicado: 2015.07.26 - 04:39:51   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Dra. Ana Teresa Badía Valdés
  

La mañana de la Santa Ana

Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí, dejó los versos:

“Era la mañana
de la Santa Ana,
mañana de julio pintada de rosa.
Nadie presentía que saldría el Sol
por la silenciosa
granja de Tizol.
Santiago el Apóstol, marchito, dormía
como derribado por la algarabía
de conga y charanga, locura y alcohol.
Era la mañana
de la Santa Ana...
¡Oh, la incubadora
de la redentora
granja Siboney!
¡Qué gloriosos gallos dieron a la aurora
viejas y olvidadas posturas de Hatuey!”

Fue el homenaje del poeta a la hazaña de quienes participaron en el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, ubicados en Santiago de Cuba y la hoy provincia de Granma, respectivamente.

Desde el inicio la estrategia estaba definida: a la misma hora la acción en Bayamo apoyaría a la del Moncada y desviaría la atención de las fuerzas para evitar que se enviaran refuerzos a Santiago.

En las páginas del Informe Central al I Congreso del Partido, se puede leer: "El asalto al cuartel Moncada no significó el triunfo de la Revolución en ese instante, pero señaló el camino y trazó un programa de liberación nacional que abriría a nuestra Patria las puertas del socialismo. No siempre en la historia los reveses tácticos son sinónimos de derrota".

Era la Generación del Centenario del natalicio de José Martí, cuyas ideas llevaron a un grupo de jóvenes, encabezados por Fidel Castro, a enfrentarse por las armas a la injusticia imperante.

Narra la periodista Marta Rojas que en el juicio por la participación en aquellos hechos, al ser interrogado, Fidel Castro Ruz, se dispuso a responder al Fiscal, jurando decir verdad.

-¿Usted participó de los asaltos a los cuarteles de Bayamo y Santiago de Cuba el 26 de julio pasado, en forma física o intelectual? ─preguntó el doctor Mendieta Hechavarría. Sí, -responde Fidel, tajante. Y agrega: -Esos jóvenes -señalando para un grupo de compañeros que como él ocupan los bancos de los acusados- aman como yo la libertad de su Patria y luchan por ella”.

Aunque la acción bélica fracasó, muchos de sus participantes se unieron a la lucha clandestina que sobrevendría. Se incorporaron luego a la expedición del Granma en 1956, a las fuerzas rebeldes en la Sierra Maestra y otros cayeron asesinados en alguna estación de policía del país por continuar fieles a un sueño.

“Cuando arremetimos contra los cuarteles en la mañana de la Santa Ana, lo hicimos convencidos de que la lucha sería cruenta y en ella podríamos perder la vida”, dijo cierta vez a la prensa Alejandro Ferras Pellicer, uno de los participantes de las acciones del 26 de julio de 1953.

Por su parte, Ramón Pez Ferro recuerda: “Apenas llegamos a la entrada del hospital Saturnino Lora; en pocos minutos se generalizó el tiroteo y al darnos cuenta de que algo había salido mal, nos colocamos en aquellos puntos desde donde podíamos hostigar con mayor efectividad a los soldados del cuartel, luego de combatir aproximadamente dos horas a las fuerzas de la tiranía, hasta la última bala”.

Entre los combatientes, junto a Fidel, estuvieron dos mujeres: Melba Hernández, y Haydée Santamaría. Esta última rememoró una vez: “Porque recordamos siempre -lo recordamos como si fuera ese primer día- cuando Abel (1) nos decía: “Después de esto va a ser más difícil vivir que morir, por lo tanto tienes que ser más valiente tú que nosotros; porque nosotros vamos a morir, y ustedes, Melba y Haydee, tienen que vivir, tienen que ser ustedes más fuertes que nosotros, es más fácil esto que lo otro”.

Aquello nos ayudó a pasar las horas más terribles que podamos haber vivido, pero también nos ayudó a vivir”.

El Moncada fue la esencia. Aquella mañana de la Santa Ana comenzarían a tejerse los sueños que vieron su realización con el triunfo del proceso revolucionario en 1959.

Nota:

Abel Santamaría Cuadrado fue el segundo jefe del movimiento revolucionario que inició la lucha el 26 de julio. Según expresó Fidel en el juicio del Moncada se convirtió en "el alma del movimiento". Fue asesinado por los esbirros batistianos el mismo día del asalto al cuartel.

 
 
|

Otros artículos del autor (a)

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar XII

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar XI

  • PL, la más latinoamericana de las agencias de noticias

  • El Che nuestro

  • Antonio Maceo y Grajales, general de las guerras nuestras

  •  
    Subir
     
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "La noción del bien flota sobre todo, y no naufraga jamás"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.