Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.22 - 19:50:30
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  NOTICIAS 
_____________________________________________________________________________________

Mariana Grajales, una vida ejemplar (VIII)

Publicado: 2015.05.03 - 17:38:25   /  web@radiorebelde.icrt.cu  /  Dra. Ana Teresa Badía Valdés
  

Antonio Maceo y Grajales
Eusebio Leal Spengler en su libro Legado y memoria, expone que a través del estudio de la biografía de Antonio Maceo puede entenderse paralelamente el destino de aquellos grandes hombres que lideraron las guerras de independencia de Cuba contra el colonialismo español.

Al acercarnos al texto de Leal se confirma que en el sitio de San Pedro, se erige un acabado monumento conmemorativo, pero, más que el homenaje arquitectónico, es el entorno natural el que sobrecoge, como si se presintiera que los fósiles vegetales guardan la verdadera historia del hecho que aconteció muy cerca: la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y Grajales.

Nació Antonio de la Caridad Maceo y Grajales en Santiago de Cuba, el 14 de junio de 1845, primogénito del matrimonio de Marcos y Mariana. Bajo la tutela de ellos, como sus hermanos, se forjó en la finca La Delicia y llegó a conformar la «tribu heroica», como les llamaron José Luciano Franco, Leonardo Griñán Peralta y Raúl Aparicio, entre otros historiadores.

Cuando uno llega hoy a Majaguabo, San Luis, en las estribaciones de la Sierra Maestra, se encuentra muy cerca de aquella casa, de la cual solamente queda un horcón; pero todavía, desde ese lugar, se divisa una comarca fértil y hermosa, como la que el padre y los hijos labraron entonces.

La niñez, adolescencia y primera juventud de Antonio fueron el trabajo agrícola. A los hombres que tenían sangre africana no les era permitida entonces la educación superior.

Entre la crónica y la memoria escrita u oral, Leal recuerda que el Titán de Bronce poseía determinadas costumbres y hábitos: no fumaba ni bebía. Se asegura que en aquello tiempos de guerra dura y difícil, quienes lo conocieron se asombraban por su notable refinamiento, educación y cortesía, que se confirmaban, además, en su forma pausada de hablar.

Además de la prensa, eran sus lecturas favoritas las obras de Víctor Hugo, al que José Martí conoce durante su breve visita a Francia; la poesía del alemán Heine; los poetas cubanos, sobre todo, José María Heredia.

No pocas veces debió Maceo enfrentar infames calumnias, como cuando se le acusó de que en la División a su mando sobreponía los hombres de color a los blancos. Ese tipo de cosas debía dolerle más que las propias heridas físicas, y solía protestar enérgicamente, al igual que era intransigente con quien desobedeciera sus órdenes o comulgara con cualquier indisciplina que ponía en juego la necesaria cohesión de las fuerzas revolucionarias. Entonces sus ojos llameaban, sobre todo cuando sentía la inminencia de la traición.

Cuidado por una pequeña escolta que encabeza su hermano, el teniente coronel José Maceo, Antonio es curado por María Cabrales, su fiel compañera. Mujer inteligente y valiente, su esposo le escribirá, años después, desde Costa Rica, una tierna misiva en que le dice: «Y si triunfo, la gloria será para ti».

A pesar del terrible desangramiento, gracias a curas imposibles usando hierbas del monte, alimentándose con miel de abeja, caldos de gallinas y huevos de pichones, Antonio sobrevive y recupera su capacidad de decidir. Ello le permite dirigir a su pequeña escolta, luego de que son delatados por un traidor y varias patrullas españolas suben al monte para capturarle, sabiendo que está gravemente herido.

Aquella vez, llevado en hombros sobre una camilla, el Titán de Bronce es trasladado entonces de un lugar a otro por su hermano José, el práctico Liberato Portales y otros siete hombres que se baten día y noche sin comer y sin dormir. Hasta que llega el momento crucial, el 27 de septiembre, cuando los soldados españoles logran llegar a pocos pasos de Maceo y se disponen a apoderarse de él.

Es cuando sucede lo indecible: con un esfuerzo sobrehumano, Antonio se abraza al cuello del caballo que ha pedido le mantengan al lado de su camilla y escapa al galope hacia el monte, sin que puedan alcanzarlo los disparos enemigos. Aquella odisea lo convirtió en leyenda hasta para los propios españoles.

 
 
|

Otros artículos del autor (a)

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar (VII)

  • Para entender la democracia cubana

  • Mariana Grajales, una vida ejemplar (VI)

  • La más esperada Cumbre de las Américas

  • Canciller argentino: es histórica asistencia de Cuba a la Cumbre

  •  
    Subir
     
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "La noción del bien flota sobre todo, y no naufraga jamás"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.