Radio Enciclopedia. Una emisora para todos los momentos de la vida.
Frecuencias de Radio EnciclopediaRadio Enciclopedia Radio Enciclopedia
      Actualizado: 2017.11.18 - 08:35:52
   ENGLISH 
   Canal RSS  
Canal RSS - Radio Enciclopedia
   Podcast  
Podcast - Radio Enciclopedia
   
  
  PORTADA ENCICLOPEDIA   >>  NOTICIAS 
_____________________________________________________________________________________

Virgilio Piñera versus Lezama Lima: impugnaciones en buena lid

Publicado: 2017.08.04 - 15:54:49   /  miguel.dario@renciclopedia.icrt.cu  /  Miguel Darío García Porto
  

Virgilio Piñera Llera fue un escritor irreverente, contradictorio, vanidoso, sincero hasta la médula y de irónicas conversaciones. Era un hombre delgado, de mirada penetrante y gestos teatrales acompañados sempiternamente por un paraguas negro en su brazo izquierdo y un cigarro.

Todas estas características penetraron en su obra. Como escritor, fue desafiante tanto en lo estético como en lo estilístico. Nació, en Cárdenas, Matanzas, el 4 de agosto de 1912 –hace exactamente 105 años-, y uno siente después de ese lapso -con el perdón del propio Piñera-, que la fecha resulta un hito.

Aunque el año 1912 –el de su nacimiento-, carecía de trascendencia a juicio del autor de Electra Garrigó, ya que para él siempre fue un hecho insignificante: “Juzgo ocioso declarar el año de mi nacimiento. Se cita el año de llegada al mundo cuando se pertenece a un país donde, en el momento en que se nace, algo ocurre —ya sea en el campo de lo militar, de lo económico de lo cultural... Pero no, ¡qué curioso! cuando en 1912 (ya ven, pongo la fecha para que no queden con la curiosidad) yo vine al mundo nada de esto ocurría en Cuba”.

Corridos más de un siglo, la fecha resulta medular en nuestra memoria afectiva, pues de ella germina para la cultura cubana uno de sus escritores más notables, un intelectual irreverente, un marginal (sin dudarlo), un genio mordaz e incomprendido como todo gran artista, excitante y revelador hasta hoy.

Piñera fue y es un excelente dramaturgo, connotado poeta, exquisito narrador, un traductor de calibre y un polémico ensayista. Su obra toda debe alcanzar –sin recelos-, el merecido espacio dentro del canon de la literatura cubana.

Y dentro de ese canon están como dos leyendas vivas: Virgilio Piñera y José Lezama Lima. Dos antagonistas, cada uno con una postura opuesta, con una proyección diferente.

Me interesa recordar este día esa amistad difícil, pero profunda, la de Lezama Lima y Virgilio Piñera, los dos grandes escritores que más parecen interesar a los jóvenes literatos cubanos de hoy, pese a las peculiaridades nada fáciles de sus obras.

En vida Piñera y Lezama tuvieron amistad y enemistades, grandes disgustos y solemnes reconciliaciones, largas separaciones y apacibles reencuentros. Muchos fueron los episodios memorables en esa contienda de acercamientos y rechazos.

Muy diferentes eran ambos escritores. Lezama era conocido como el poeta impenetrable, cultísimo, de vida apacible y de formación académica. En cambio, Virgilio era un crítico mordaz, un polemista implacable, una inteligencia punzante que nunca llegó a completar sus estudios universitarios.

Los dos, Virgilio, y Lezama, eran profundamente cubanos, habaneros al hablar y comportarse, y ambos publicaron sus primeros libros (poemarios para más luces), dedicados a temas griegos: Lezama, La muerte de Narciso (1937), Virgilio, Las furias (1941), con un tratamiento sensiblemente diferente en cada caso. Ya Lezama era barroco y oscuro, mientras Virgilio se mostraba simple, casi callejero.

En una carta de Piñera a Lezama fechada en 1942, a propósito de la publicación de El conflicto, el remitente en la despedida de la misiva le dice proféticamente: “Adiós, amigo Lezama, Qué sereno tiempo cuando este libro y tus libros; tus libros y mis libros se encuentren en una librería cualquiera en un precioso tiempo que formen cien años sobre tu muerte y la mía”.

Fue Lezama el primero de Orígenes en comprender la significación trascendente de la obra de Virgilio, como fue primero en tantos asuntos éticos.

Sin embargo marcaría la amistad los entrecruces -de los tiempos de intensa colaboración al rompimiento-, cuando el otro editor de Orígenes, José Rodríguez Feo, se apartó de Lezama Lima y fundó la mítica revista Ciclón, donde contó con la colaboración de Piñera.

Con un estilo magistral el propio Piñera nos regala la anécdota de uno de eso singulares desencuentros, que fuera recogido por Carlos Espinosa en Virgilio Piñera en persona:

“Único combate físico sostenido hasta ahora: la humanidad de Lezama proyectada contra la mía. Época: 1943. Lugar: el Lyceum. Hora: las cinco de la tarde. Motivo: Lezama se sintió aludido por mi artículo Terribilia Meditans (aparecido en Poeta). Estoy sentado en el hall, hay un entreacto en el concierto del Grupo Renovación Musical. Lezama me conmina a “salir fuera”. Me levanto maquinalmente. Una vez en la calle, empieza a increparme al mismo tiempo que lleva sus manos a mi cuello. No sé qué hacer; ignoro las reglas del boxeo; estoy por echarme al suelo, como en la niñez. Pero Lezama me tiene agarrado. Me rio, digo palabras confusas. Entretanto, un coro de negritos dice: «¡Eh, flaco (por supuesto, se refieren a mí), dale un ladrillazo!» No sé cómo terminó todo aquello. Pasados algunos años, Lezama se ha reído con mi descripción de aquel episodio. Fue una pelea que yo gané según mi principio que reza: aquel que no pelea gana su combate.”

Terminado el duelo irregular, cada contendiente se fue por su lado literario —pero no se volvieron a hablar. Virgilio se fue para Buenos Aires y Lezama se parapetó en su casa de Trocadero. Al triunfar la Revolución Cubana en 1959 Piñera regresó a Cuba y comenzó a trabajar en el semanario cultural Lunes de Revolución, allí compartiría una visión de la literatura opuesta a la de Lezama.

Sin embargo, tal oposición cedió ante la publicación de Paradiso, pues Virgilio reconoció la significación imperecedera de esa novela e hizo que se acercara a Lezama para reanudar la amistad interrumpida desde hacía varios años. Lo llamó por teléfono: “Oye, gordo, has escrito la obra más grande que se ha escrito en Cuba y yo no puedo estar peleado con el autor de Paradiso”, dijo en un hilo de voz. “Esperaba su llamada”, respondió Lezama, “venga por casa, donde le espera su ejemplar dedicado”.

Según afirma Abilio Estévez, en múltiples ocasiones María Luisa Bautista le aseguró que Lezama quería mucho a Virgilio.

Múltiples son las anécdotas de esta relación, pero resulta entrañable la última -llena del más ferviente amor-, pues a nadie que se la hayan contado se le olvida la irrupción de un desolado e inconsolable Piñera en la funeraria, donde se velaban los restos mortales de su amigo y contrincante, José Lezama Lima.

Piñera escribiría al enterarse en su casa de la muerte de Lezama, el 9 de agosto de 1976, un memorable poema a la memoria del autor de Paradiso titulado: “El hechizado”, en el que subraya las resonancias del escritor.


El hechizado

A Lezama en su muerte

Por un plazo que no puedo señalara

me llevas la ventaja de tu muerte:

lo mismo que en la vida, fue tu suerte

llegar primero. Yo, en segundo lugar.

Estaba escrito. ¿Dónde? En esa mar

encrespada y terrible que es la vida.

A ti primero te cerró la herida:

mortal combate del ser y del estar.

Es tu inmortalidad haber matado

a ese que te hacía respirar

para que el otro respire eternamente.

Lo hiciste con el arma Paradiso

—golpe maestro, jaque mate al hado—.

Ahora respira en paz. Vive tu hechizo.

 
 
|

Otros artículos del autor (a)

  • Atractiva programación de la Cinemateca de Cuba durante la etapa estival

  • ¿Cómo atrapar la nada?

  • Siempre es 26: la más elevada conciencia de la nación

  • Desarrolla universidad estadounidense proyecto Cuba traducida

  • Cuatro décadas del Centro de Estudios Martianos: una institución de academia y Revolución (IV parte y final)

  •  
    Subir
     
     
        Envíe su Comentario
    * Todos los datos son obligatorios.  
    * Nombre:
    * País:
    Normas

    Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

    No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

    Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    * Correo Electrónico:
    Publicar Correo
      
        * Mensaje:

     


    "La noción del bien flota sobre todo, y no naufraga jamás"  

    José Martí  
    ... otras frases >>  

     
     
      
      MENÚ ________________
      Portada  
    Mapa del Sitio  
    Frecuencias  
    Noticias  
    Exclusivas  
    Curiosidades  
    Gotas del saber  
    Coberturas  
    Galería  
    De Cuba y El Mundo  
    Leyendas  
    De La Luna  
      
    ________________________________
      
     
      NUBE DE ETIQUETAS 
    Artes Plásticas Ballet Nacional de Cuba Cine Cuba Danza EGREM Fidel Castro huracán Irma ICAIC ISA Literatura Música Orquesta Sinfónica Nacional Teatro UNEAC
      
    ________________________________

    ___________________________________________________________________________________________________________________________
     
       Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio N, Calle N, entre 23 y 21, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
       Desarrollado por Redacción Digital Radio Enciclopedia Diseñado para IE4 y NC4, Res: 1024 x 768

       © Copyright Radio Enciclopedia, 2011
    Directora General: Ing. Luisa Márquez Echevarria
    Correo: lmarquez@renciclopedia.icrt.cu
    Teléfonos: (53 - 7) 8361882, 8361883.