CMBQ Radio Enciclopedia
English  English     Français  Français
 Portada    Leyendas   

Guanaroca, lágrimas de una madre triste

Publicado: 2019.03.11 - 17:06:35  /  web@renciclopedia.icrt.cu  /  Laura Barrera Jerez

La laguna de Guanaroca es uno de los lugares paradisíacos de Cienfuegos. Es considerada un humedal y posee un área de 2,2 kilómetros cuadrados. Se nutre de las aguas del río Arimao y el sabor salobre lo adquiere gracias a la bahía de Jagua. Guanaroca es considerada un área protegida que incluye los Laberintos de los Naturales y cayos como el conocido Ocampo.

Según la leyenda, sus aguas reflejan a la Maroya de los siboneyes, la luna, productora del rocío y protectora del amor

“En los tiempos más remotos, Huion, el sol, abandonaba periódicamente la caverna donde se guarecía para elevarse en el cielo y alumbrar a Ocon, la tierra, pródiga y feroz, pero huérfana todavía del humano ser. Huion tuvo un deseo: crear al hombre, para que hubiera quien le admirara y adorase, esperando todos los días su salida, y viese en él al poderoso señor del calor, la luz y la vida”, según puede leerse en la compilación de Salvador Bueno, Leyendas cubanas.

Fue así que surgió el primer hombre: Hamao, un ser cuya tristeza y vacío espiritual fueron en aumento, se sentía solo, desprotegido. Fue por eso que Maroya creó a Guanaroca: la primera mujer.

Del amor de ambos, luego de borrar tristezas y hastíos, nació Imao, su primogénito. Sin embargo, no todo sería dulce convivencia, pues poco a poco, a partir de la entrega infinita de la madre hacia el niño, el padre comenzó a sufrir unos celos enfermizos y peligrosos.

“Una noche, aprovechando el sueño de Guanaroca, cogió Hamao al tierno infante y se lo llevó al monte. El calor excesivo y la falta de alimento produjeron la muerte de la débil criatura. Entonces el padre, para ocultar su delito, tomó un gran güiro, hizo en él un agujero y metió dentro el frío cuerpo del infante, colgando después el güiro de la rama de un árbol”, cuenta el libro de Bueno.

Al amanecer, Guanaroca salió en busca de los suyos debido a su ausencia en casa. Según cuenta la leyenda, caminó y caminó muchísimo, hasta el cansancio y fue el grito de un pájaro negro quien la hizo fijarse en el güiro donde estaba el cadáver de su hijo.

Aturdida de dolor con tan triste sorpresa, Guanaroca cayó al suelo y dejó rodar aquel recipiente donde yacía el cuerpo. Fue entonces que al estrellarse contra la tierra, brotaron de él peces, tortugas y agua.

Según las voces populares, fue así como surgieron los ríos de la zona, la península de Majagua y los cayos. De las lágrimas de Guanaroca nació la laguna que hoy lleva su nombre.

 



 Portada    Leyendas   
CMBQ Radio Enciclopedia

CMBQ Radio Enciclopedia. Dirección postal: Edificio ENE, Calle N, No. 266, 7mo. Piso, entre 21 y 23, Vedado, La Habana, Cuba. Código Postal: 10400.
Copyright Radio Enciclopedia

Directora: Ing. Luisa María Márquez Echevarría
Teléfonos: (+53) 78384587 - 78361882 - 78361883

Síguenos CMBQ Radio Enciclopedia en Facebook CMBQ Radio Enciclopedia en iVoox CMBQ Radio Enciclopedia en Twitter CMBQ Radio Enciclopedia - Youtube CMBQ Radio Enciclopedia - Telegram CMBQ Radio Enciclopedia en Instagram